23 de enero de 2012

Perdóname

Juro que no he dejado de pensar en ti en todos los momentos en que ella me abrazaba, mi mente la suplantaba por momentos, creí que eras tú a quien besaba. Mi deseo era tan grande que quise decir su nombre y se convirtió en el tuyo. Cada susurro, cada caricia, cada mirada, era todo para ti y no para ella. Mi cuerpo volaba y mi mente gritaba tu ausencia. He caminado de la mano con la soledad física de otra. Ahora huelo a otra y no a ti. Perdóname por quererte a través de otra piel, por susurrar tu nombre con otros labios, por tocarte con otras manos. Perdóname.Yo no quiero besarte, quiero tenerte y esta es la única manera que tengo de curarme. No me dejes entonces enfermar con otra nunca más. Y me duelen tanto estas ganas de ti que quizás debería dejar de inventarme tu presencia.