27 de septiembre de 2010

He sido denunciada.

Frecuento una página de contactos, dónde no busco más que una conversación sana en mis horas muertas que son pocas o en cualquier momento del día que me apetezca o me sienta más sociable de lo que soy normalmente, estos días he encontrado a alguien sana en juicio, divertida y con conversación, algo que no suele pasar en sitios así.

Al mismo tiempo encuentras como si de un supermercado se tratara, tetas, culos, lenguas, sexo gratis por internet, cámaras web calentitas y una tira más de productos a la disposición y alcance de cualquiera.

Aquí viene el problema, muñecas rotas que desean desahogar sus costuras a través del invento del siglo.

Me topé con ella, dice tener 18 años, rubia, ojos azules, estudiante, vive sola, tiene trabajo, empezamos una conversación con el típico hola que tal, bien, de que trabajas, donde vives, unas líneas de cortesía que no todo el mundo te regala, hasta llegar a la pregunta que altera lo sano de chatear, "pon la webcam que quiero verte" y con toda la inocencia del mundo la pongo, estoy sentada en mi cama fumando un cigarro con el ordenador en mis rodillas, una vez encendidas las cámaras empieza la acción, su cámara web está oscura y en un segundo se apunta a sus tetas, sólo se le ven las tetas debajo de una camiseta muy ajustada transparente, entonces yo le digo, perdona creo que tienes la webcam mal enfocada y me rio, a lo que ella me responde, no no es que no quiero que me veas la cara, ah pero las tetas si? le pregunto asombrada, le apago la cámara porque quien sabe si la niña me ha mentido con su edad y no vaya a ser que mañana esté vagando por un patio de rejas vestida de naranja y con el pelo rapado.

La vuelve a poner y me promete enseñarme su cara, más que nada para saber con quien hablo, está otra vez oscura y de repente veo algo rojo de puntilla y un dedo que lo acaricia...

Le sigo el rollo un momento para ver hasta donde es capaz de llegar pero me arrepiento pensando en que cuando me levante por la mañana las autoridades estarán debajo de la ventana de mi casa diciendo algo así como salga con las manos en alto, no tienes escapatoria etc... y la verdad es que no me gusta el naranja para vestir ni el pelo al 1, ella se pone echa una furia y me dice de todo.

Yo alucinada cierro el chat y vuelvo a navegar por la página, mi nueva amiga de barcelona, la sana en juicio, no está porque ha salido por ahí, entonces decido cerrar la sesión y mi sorpresa cuando aparece un mensaje del sitio web diciéndome que alguien me ha denunciado por infringir la ley y que puedo ser procesada judicialmente, empiezo a sudar como una loca y le mado a la niñata un mensaje por el messenger cuando ella me reafirma que ha sido quien me ha puesto la denuncia en la página de contactos.

Pobrecita, que tipo de futuro le espera a una niña así? Que hubiera pasado si yo le hubiera hecho caso hasta el final? pero donde está su família, alguien que la eduque o controle que hace?
Me denuncia por no haber querido participar en sus jueguitos de niña adulta que le pasarán factura cuando al otro lado de la WebCam haya algún degenerado que le pueda hacer un daño irreversible.

La denuncia en la página queda en nada, una aviso para que los usuarios controlen sus comentarios y sus impulsos cosa que no van a conseguir cerrando las cuentas de personas que no hacen nada y dándoles la razón a zorras descerebradas de plástico que no encuentran su sucia satisfacción sexual en internet ya que en la calle, en la vida real ni siquiera su familia las quiere.