22 de febrero de 2009

Carnaval 2009 con Kill Bill

La mágica noche de carnaval llega a la tierra media de El Prat y deja como cada año marca en los hígados y las narices de todo tipo de animales y personajes de lo más variopintos.

Coincidir con la mismísima Penélope Cruz en la gala de los Oscars, hablar nada más y nada menos con un Jess Extender alias alargador de pene, compartir la cola del lavabo con un oso panda y con Amy Whinehouse o incluso cruzar miradas con Beatrix Kiddo.
Hablar con superheroes del calibre de Batman y Robin vestidos con traje de gomaespuma, bailar con Domadores de circo, poner discos y copas con Bonnie & Clide, susurrarse al oído con Jack Sparrow, si no hubiera sido una fecha tan señalada pensaría que me hecharon algo en la bebida.

La puerta del carnaval se abrió este año para Beatrix Kiddo, O'Rein Ishii, Go Go, Elle y sus 88 maniacos, cruzaron catanas y brindis, sonrisas y miradas con alarma, ¿dónde está Bill? fue la pregunta más repetida en una noche que terminó sin pena ni gloria a pesar de las especulaciones y expectativas.

No escuché demasiado a Elle dando su sermón sobre la Mamba Negra, supongo que debía estar ocupada con otros Mambos negros, la novia de Tarantino duro dos horas y luego se enfundó de amarillo con una AK de gangster, los 88 maníacos dejaron sola a O'Rein vestida con una sábana cosida a mano y Go Go con serios problemas con su pelo de estropajo.

Mi personaje fue O'Rein Ishii, una asesina chino-americana de los barrios bajos de Tokio a la que cuando era una niña mataron a toda su família.
De una belleza asombrante, tez fresca y pálida, cuerpo esbelto, ojos resgados y pelo como la seda, igualita a mi, vamos :)

La música, la fiesta y el buen ambiente una vez más no entendio de géneros, enemigos o sexos.

Sin incidentes conocidos hasta el momento, Bill no apareció o quizá si y no le reconocimos.