2 de diciembre de 2008

Un corazón nuevo porfavor... y un trabajo si puede ser...







Quien me dijo una vez que la suerte de la crea uno mismo, porque la mía es muy mala, y no recuerdo haber inventado nada llamado suerte.
El problema es que siempre llego demasiado pronto a la vida de las personas o demasiado nerviosa a las entrevistas de trabajo.
Si una cosa me va mal, la otra también, no recuerdo que me hayan ido bien las dos cosas;
desde antes de decidir que quería arruinar mi vida (sin saberlo) con un hombre inglés, al que maldigo con toda mi alma pero al que sigo nombrando y pensando de vez en cuando.
Ahora no me va mejor, no tengo trabajo, tengo 40 euros semanales que mi madre o mi hermana me dan con todo el amor del mundo y que a mi se me cae la cara de vergüenza al cogerlos sin otro remedio.
Empiezo a desviarme por fin de las lloreras por él y por su indecisión, a no pensar ni siquiera que hice mal o que hice demasiado bien para que él rechazara algo fácil y maravillosa como yo, con las cosas claras, como te puedes quejar de algo y después hacérmelo a mi?
Lo explico, el "innombrable" se quejaba que las mujeres nunca querían algo serio con él o que no eran claras o no lo tenían claro.
Llego yo, demasiado pronto para su corazón, y me hace lo mismo, ahora si, ahora no, ahora no lo sé, en fin..
Me ha tocado olvidarme de ti, más bien arrancarme el corazón y ponerme uno nuevo...