19 de julio de 2015

‪‎IshtarYlaOquedadDeLosCuerpos‬


Tu aire ausente me castiga
eres como un huracán
que se agarra con fuerza a mi voz.
Mi corazón es ahora
un constante grito funebre de tambores.
Soy sonido enlatado
en esta noche parpadeante
y en esta melodía en ruinas
se cierra mi sexo
y no por eso ya no existes.
Yo creí que estar muerta era esto,
pero siento demasiado dolor.
Voy a obligarte a callarte en mis versos,
voy a tragarme tu noche
como un falo de cenizas sin sigilio.
Y voy a convertirme de nuevo
en aquella niña desventrada
y demasiado breve
que se dejó besar en medio de la nada.
Porque todo lo que empieza termina justo ahí.
Mis recuerdos buscan un refugio ahora
en los monstruos
que han sabido darte en mente
lo que yo no he sabido darte en cuerpo.
Los defectos que ahora nos desgarran
son un regalo devuelto
de mi antro que soy yo misma
que llagan el tiempo
que no se corre en mi búsqueda.

Quise leer la poesía que felabas sobre nuestra cama.
Escribir como se comparten los actos de amor.

Su reloj se paró antes de mi primer verso
y me hizo pensar
que esta oquedad
debería tener alas.

Marta Molinos,
https://www.facebook.com/martamolinosabos?ref=hl