4 de marzo de 2015

Suspensión


No me acostumbro a la hostilidad que me abraza.
La muerte me rodea y yo me escucho, me veo allí, en el fin, en la nada.

-Marta, me digo, sigue huyendo, no aprendas a mentirte, ni a resignarte, ni a olvidar.