2 de febrero de 2014

Quizás suicide tu recuerdo.







Quizás suicide tu recuerdo; tu presente combina a la perfección con nuestro pasado, todo aquello que el aburrimiento nos negó ahora lo disfrutas con otra que quizás ocupa el puesto que yo nunca te supe dar. 
Y te mastico tan fría, como el tempano de aquellas noches en las que no me querías,  en las que todo lo hacías por mi,  en las que nunca pensaste que yo quería que estuvieras allí, en las que simplemente no éramos nada más que dos soledades en la inercia de una rutina implacable. 
Me arrepentí, pero nadie se ha arrepentido de las renuncias que yo tuve y quizás por eso suicide tu recuerdo, porque cuelga de un hilo interminable que se convierte en boicot a fuerza de prolongarse y que me hace inaccesible a otras piezas con las que te sustituiré como tú hiciste conmigo. 
Sólo que a mi el tiempo me curará, te respetaré los meses que haga falta hasta que decidas irte de mi vida  y quedaré limpia de ti;  yo siempre seré una pieza perdida dentro de tus recuerdos, sin un sitio donde quedarme dormida sin molestar, te haré ruido, chirriaré en todos los rincones de ti y no podrás quererla con la pureza exigida como tampoco me quisiste a mi.
Por eso quizás, hoy suicide tu recuerdo.