8 de enero de 2013

Mercadillo



  El mal producto que compras.
Una subasta que nunca acaba, me expongo en un rastro de miedos donde nadie me ve, donde grito lo barata que soy y lo cara que parezco.