3 de enero de 2012

Asesina

Y recuerdo cuando perdidas en las afueras de la ciudad me dabas la mano y paseábamos despacio por la gran mentira, subíamos con prisa para que nadie fuera testigo de aquello, mirábamos desde las alturas lo tonta que estaba siendo, yo callaba, tu reías y suspirabas aliviada cuando ya nadie nos podía ver y como tantos atardeceres que sufrimos quedé embaucada de tu gran pasión naranja, pero con cada adiós que me dabas al amanecer iba resbalándome un poco más, hacía abajo, en un búnker que no me tendió la mano al verme colgando en el vacío sino que me dejó volar hacia la miseria. Deambulaba durante horas tirando tu número de teléfono en las ruinas de aquellas piedras y volvía corriendo a recuperarlo desesperadamente al ver que no me buscabas....me dí tantas veces contra las piedras de aquel suelo... yo busqué nuestro asesinato... el no más nosotras y gracias a eso... ya no estás conmigo...