31 de diciembre de 2011

Adiós

Sólo encuentro esquinazos a mi queridos y amables paseos contigo, ni siquiera dejando de buscarte entre las multitudes siento la oportunidad de mostrarte cuanto podría llegar a adorarte, me has llevado a los altares antes de conocer mi crimen, te has plantado en mi ventana mirando al suelo y recogiendo las miserias que te he ido dejando para luego tirármelas en la cara.
Tengo un corazón tonto, adormecido y desilusionado,una princesa latente que no gana ninguna guerra; te vomito las palabras a ratos, desaparezco cuando menos lo esperas porque no me quedan ya ganas de luchar por nada ni por nadie.
Te has ido con el silencio de mis huidas, y has vuelto para apuñalarme con lo que nunca quise decir.
Y sabes me da igual que lo hayas leído y lo que estés pensando, porque sí, esto es para ti.



                                                        Feliz Año 2012