4 de abril de 2011

Cigarettes


                                
Me fumaré el cigarro,
y cuando el humo 
deje de caer
entonces
igual que vinimos nos iremos.

Quizás siga prendiendo
los pitillos 
en los regazos de otras 
mientras deseo.

Y
hasta que mi yo 
me lo permita,
hasta que mi ego 
diga basta.

Y si nos vamos
 tú 
me invadirás
con tu aparente
indiferencia.

Entonces quizás
te darás cuenta.

Nada habrá pasado
pues nuestros caminos
seguirán ahí,
pero separados.

Tendremos 
un paquete de cigarrillos menos 
y otra historia 
que con renuncia
 contaremos.
Seremos ceniza
buscando 
algún sito
donde apagarnos.