25 de enero de 2011

Los Grises han vuelto.

No entiendo demasiado de política, ni leo demasiado los periódicos, menos sé de entidades financieras y de todo lo que se llevan entre manos con el gobierno, no comprendo muchas cosas que veo en la televisión y porque se le da importancia a cosas tan estúpidas como la vida de la gente y sus miserias, el como entrenar a un perro o como cocinar entre chistes malos, cuando veo estos programas le propicio a mi cerebro una sesión de chicle, sí, chicle para el cerebro, para que no se vuelva demasiado majara con la realidad que nos envuelve, es  como darle al pause, quizás es que prefiero vivir mi vida en la ignorancia y a algunos les parecerá mal incluso a mi misma, me doy cuenta de lo que pasa en mi día a día en un país donde se anda para atrás, no hace falta ser un experto en nada solo hay que mirar a nuestro alrededor, fijarse en como nos tratan y como vivimos.

Llegué a la estación de trenes de Granada después de once horas sentada en unos asientos que da vergüenza, ni siquiera pude recostarme hacia atrás porque era un sillón fijo, un largo viaje que para una persona de sesenta años es una tortura, lo fue también para mi, viajar con la Renfe es una tortura, todo lo contrario de lo que dicen en el anuncio de la tele pero esto no es lo que más me sorprende, fue al bajar del tren donde me quedé blanca, había unos señores con traje Gris, con una gorra de policía y la bandera española que bien se veía, que se note que somos Españoles y que nos preocupamos por los civiles, de pronto me trasladé sin querer a una dictadura donde la guardia civil, los grises paran a la gente para pedir la documentación, sin ninguna razón aparente, no quisiera equivocarme, no se si ha pasado algo en Granada para que la nueva generación de los Grises te pidan el DNI, el billete de tren y te hagan abrir la maleta en medio de la calle con un gesto serio y muy desagradable sin dar ninguna explicación, diciendo que te dieras prisa que no tenían todo el día;  fue un fallo, una luz hacia el destape de esta mentira de democracia en que malvivimos, tuve miedo y lo tengo que decir.

No hay nada que nos haya beneficiado, si lo pienso todo son trampas y engaños, para que luego digan que cualquier tiempo pasado fue mejor... pues no, pero el futuro tampoco no es muy prometedor...
Han prohibido fumar,(en Port Aventura se puede fumar pero en un bar de copas a las 4 de la mañana no), te piden la documentación sin ninguna razón, la ley Sinde, las calles están llenas de gente que debería estar en la cárcel y viceversa, somos 4 millones 700 mil parados, la violencia de género sigue cobrando, sigue habiendo tráfico de personas, nuestra jubilación se la quedarán los políticos porque nosotros no habremos cotizado suficiente para cobrarla,... y muchas otras cosas que seguramente no sé....

Ya  podemos ir preparándonos porque la dictadura está cada vez más cerca de la luz, ha dejado de esconderse, querían un país libre y es lo que han conseguido, un país libre pero libre de verdad, aquí cada uno hace lo que le viene en gana y nadie pide cuentas.

Ahora, que será lo próximo? dejémonos sorprender...