10 de abril de 2015

Rotura

Sus palabras fueron como dos manos agarrándome del pecho y del vientre partiéndome en dos el cuerpo. Mi cintura hizo un chasquido agudo. -Es que las verdades desintegran-