5 de abril de 2012

Vértigo de subirme a tu cintura.

Es mirarte desde una altura perpendicular, balanceante con la boca entreabierta, bajarme del sereno mundo para subirme a tu vertiginosa cintura y desbocarme en tu noche, sentir tu aliento en mi nuca donde me cuelas hondo aquella manera tan especial de hablar.Me hablan tus manos a lo que tus palabras pierden el sentido que yo callo.Socavas mi cuerpo y entonces yo muero de la más absoluta vida.