9 de enero de 2012

No, nunca.



Se muere mi vida
cada vez que me plantas
 un No en las narices.

Quisiera mirarte de cerca, 
abrazar tus ojos con mi mirada.

Fingir que no te quiero para mi, 
sentir que no te he perdido 

porque nunca has sido mía...