20 de octubre de 2011

Crónicas desquiciadas.


"Un día te vas a olvidar de mí. Un día. No hoy, no mañana, ni siquiera el año o el mes que viene. Pero un día me vas a ver y vas a pensar "¿A esta mujer era a la que yo amaba tanto?"... y no vas a poder creerlo. Y a lo mejor hasta vas a comentar con la persona que tengas a tu lado: "Mira, a esa mujer era a la que yo amaba tanto". Y la persona que tengas a tu lado no te lo va a poder creer. Tal vez te dirá, después de mirarme de arriba abajo con ojos acuciosos e incrédulos: "¿A esa?". Y sonreirá sintiéndose un poquito superior, porque es tu presente y yo solamente, "esa", tu pasado.
Un día se te va a olvidar mi olor. Mi olor en la mañana, al levantarme, el olor que se concentra en mi nuca y que hoy te gusta tanto. Hoy, que no estás conmigo pero sé que todavía tienes el olor de mi nuca pegado a tu espalda. Y se te va a olvidar que te gustaba tanto bañarte conmigo y salpicar el baño con una mezcla extraña de agua caliente, sudor, champú y sexo. Y te descubrirás a ti mismo bañándote sin recordarme ni un poquito, ni siquiera porque veas el gorro de baño colgado en el clavo de la ducha. Y ¿sabes qué?... No te vas a dar cuenta de que me olvidaste.
Te vas a dar cuenta de que me olvidaste solo cuando me veas y te des cuenta de que me olvidaste, tanto, tanto, tanto me olvidaste que ni siquiera te provoca odiarme. Que ni siquiera te provoca pensarme cuando llueve y es de tarde y no hay nada en la televisión. Que te masturbas y piensas en la escena de la película aquella que a lo mejor vimos juntos pero tú no te acuerdas de que la viste conmigo, sólo te acuerdas de la escena y te masturbas. Y yo no estoy, ni siquiera en tu mano.
Un día te vas a olvidar de mí. Ese día va a llegar, y lo peor o lo mejor del caso, es que como yo también voy a olvidarte, ni siquiera va a importarme que me olvides."
Indira Páez.