28 de abril de 2011

Princesa



Como cuando galopáis hacia mi,
como vuestra llegua alzada,
cuando vuestros ojos
se posan en mi mirada sofocada.

Mejillas rosadas,
cabellos cubiertos del rocío al alba, 
haced de mi vuestra jinete, 
y deseadme con toda vuestra alma.

Quisiera arrojarme
con vos por los senderos.
Quitaros los estribos,
los labios llenaros de besos.

Sentir la tierra húmeda en mi espalda,
vuestras manos debajo 
de mis ropajes serenos,
absortos de vos.

Gritaré que os deseo, 
que os adoro.

Y al restar después de, 
os repito que daría mi vida 
si ahora he de renunciar a vos.

Voláis sobre mis ojos, 
que quisiera tener alas para alcanzaros...

Quedáis muda 
son vuestras manos las que hablan, 
vuestro silencio el que miente.

Sellad estos labios,
porque a los cielos yo grito 
Princesa 
que os amo.